Destino Italia
 

Roma, capital de Italia, abarca una gran parte de la historia de los dos grandes imperios del mundo occidental: el Imperio Romano y la Iglesia Cristiana. Según la mitología, la ciudad fue fundada por Rómulo, gemelo de Remo, los cuales fueron amamantados por una loba, y al cual mató para poder gobernar la ciudad de Roma. Fue fundada en el 753 a.C. y está constituida por siete colinas.

Entre los principales atractivos turísticos a visitar se encuentra el Castillo de Sant’Angelo del 130 d.C., que recibe este nombre debido a la leyenda según la cual el arcángel San Miguel apareció y acabó con una peste que azotaba Roma en el año 590. Fue hecho construir por el emperador Adriano para utilizarse como su mausoleo y acoge los restos de la dinastía Caracalla. En la actualidad es el Museo Nacional del Castillo Sant’Angelo.

Continuando con monumentos dignos de visitar, debemos nombrar el Coliseo, del cual no se conoce arquitecto, comenzó a construirse en el 72 d.C. con Vespaino y en él se daban lugar combates de gladiadores, de hombres contra bestias y de tortura a los cristianos. Tenía una capacidad de cerca de 50 mil personas.

Del Foro, antiguo centro político de la ciudad,  lamentablemente sólo se conservan ruinas de algunos de los edificios que lo formaban, como de la basílica Emilia, la Curia, la columna de Foca o el templo de Vesta.

El Panteón, construido como lugar dedicado a los dioses, fue construido en el 27 d.C. y más adelante donado y transformado en iglesia. Posee un gran número de obras de arte y tumbas de reyes de Italia y la famosa tumba de Raffaello.

Además de los monumentos de la ciudad, Roma cuenta con un gran número de iglesias, basílicas, plazas y fuentes famosas por su riqueza arquitectónica. Como basílicas más representativas de la ciudad eterna encontramos: la Basílica de San Pablo Extramuros que, por sus dimensiones, es la segunda después de la de San Pedro del Vaticano, y fue edificada sobre la tumba del Apóstol Pablo; la Basílica de San Giovanni in Laterano, catedral de Roma y fundada por Constantino en el siglo IV; la Basílica de Santa María Maggiore del siglo IV, que presenta varios estilos arquitectónicos, posee el campanario más alto de la ciudad e innumerables obras de artes; la basílica más antigua de Roma Santa María en el famoso barrio de Trastevere, edificada en el año 222 d.C. por el Papa San Calisto; y Santa María en Cosmedin, famosa porque en uno de sus muros exteriores se encuentra la Bocca della Veritá, que se cerrará si, al meter dentro la mano, se dice una mentira.

Roma también nos brinda la oportunidad de disfrutar del arte al aire libre en sus numerosas plazas y fuentes, la más famosa, sin duda, es la Fontana di Trevi, creada por Salvi en 1735. Según la leyenda, si se pide un deseo lanzando una moneda dentro de la fuente, el deseo se cumplirá y además algún día se volverá a Roma. Gracias a su magnificencia ha aparecido en varias películas, entre ellas “La Dolce Vita”. Tampoco podemos olvidarnos de la Piazza Navona, donde podemos deleitarnos con las obras de Bernini, Borromoni y della Porta, y de la Piazza di Spagna, distinguida por la enorme escalinata de la Trinidad del Monte. Del mismo modo cabe destacar la Villa Borghese, un gran parque que abarca los museos: Galería Borghese, Galería Nacional del Arte Moderno y el Museo Etrusco.

Y por último, y no por ello menos importante, la Ciudad del Vaticano, sede de la religión católica, con la inigualable Plaza de San Pedro, que se extiende frente a la Basílica del mismo nombre, que junto a la Capilla Sixtina y los museos del Vaticano, reúnen colecciones de arte únicas en el mundo.

La ciudad de Florencia, capital de la Toscana, es la cuna del movimiento artístico renacentista y goza de la peculiaridad de poseer el 10 por ciento del patrimonio artístico mundial. Para los amantes del arte recomendamos, como primera visita, Santa María del Fiore – El Duomo, la cuarta iglesia más grande del mundo, decorada con frescos que figuran  el “Juicio final”. En ella se pueden visitar grandes obras de pintura, vidrieras y frescos de los más importantes artistas.

Para continuar con las grandes joyas de esta ciudad, seguimos con el Baptisterio, famoso por sus puertas con representaciones de la vida de Cristo y del Antiguo Testamento; San Michele in Orto, edificio gótico de gran importancia, que se construyó como trigal para más tarde transformarse en lo que es hoy, una de las iglesias más importantes de Florencia; el Palazzo Vecchio o della Signoria es un importante edificio de estilo gótico; Galeria Degli Uffici, hoy en día museo, fue construido para acoger las oficinas de administración; la iglesia Santa Maria Novella posee una fachada de mármol, de las obras más famosas del Renacimiento italiano.

Aparte de estos encantos de la ciudad, podemos encontrar otros atractivos turísticos como la iglesia de Santa Trinitá, San Lorenzo, donde se encuentra la tumba de Donatello, el Palazzo Medici Riccardi, sede actual de la Prefectura famosa por los frescos de su bóveda, la Accademia, donde podemos contemplas las obras de Miguel Ángel, entre ellas  su famoso “David”, Santa Croce, que alberga las tumbas de Miguel Ángel, Maquiavelo y Galileo, la Piazza della Santissima Annunziata, que nos muestra el Ospedale degli Innocenti, obra maestra de Brunelleschi y el Ponte Vecchio, construido para que Cosme I Medici pudiera pasar con seguridad desde los Uffizi y el palacio Pitti.

A la sombra del Vesubio, se encuentra la ciudad más representativa del sur de Italia, Nápoles, que nos permite disfrutar de innumerables atractivos artísticos al aire libre, comenzando por su centro histórico, declarado patrimonio mundial, pasando por sus iglesias, palacios y catacumbas, sin olvidar sus múltiples yacimientos arqueológicos, y terminando por sus vecinos el Parque Nacional del Vesubio, Caserta, que posee el Palacio Real del mismo nombre, y Pompeya y Herculano.

Para empezar la visita por la ciudad de Nápoles, recomendamos visitar el Palazzo Reale, edificio del siglo XVII que conserva las decoraciones originales, a resaltar su escalinata monumental, el Teatrino di Corte y su impresionante biblioteca que posee una colección de pergaminos de Herculano. Para continuar, el Castel Nuovo, más conocido como Maschio Angionino, es una majestuosa fortaleza, de la época de reinado de Carlos I de Anjou, que en la actualidad es sede del Museo Cívico. Seguimos con la Cartuja de San Martino, que es uno de los monumentos más respresentativo de la ciudad y del movimiento barroco napolitano, actualmente sede del Museo Nacional de su mismo nombre y el Palacio Real de Capodimonte, construido como pavimento de caza para Carlos de Borbón, para convertirse después en un palacio que recoge colecciones farnesianas, llamado Museo Nacional de Capodimonte.

Nápoles cuenta con el teatro lírico más antiguo del mundo, el teatro San Carlo, además del Museo Arqueológico Nacional, el más importante de arqueología clásica de Europa, gracias a su gran colección de arte que instaló Carlos de Borbón, los hallazgos recuperados de Pompeya y Herculano y la colección de antigüedades etruscas y egipcias de los Borgia.

Para comentar los atractivos de origen religioso en la ciudad, comenzamos con el Duomo di San Gennaro, de estilo gótico, que conserva en su subsuelo yacimientos arqueológicos de época griega y romana, y como su mayor atrayente el relicario con la sangre de San Gennaro, en la Capilla del Teroso de San Gennaro, que cada año esperan los napolitanos que la sangre del relicario cambie de estado sólido a líquido, lo que se traducirá en un buen augurio para ese año para la ciudad de Nápoles. Seguimos con la Iglesia de Santa Chiara, importante representación del estilo gótico provenzal del 1310 que acoge el Claustro de las Clarisas, para terminar con la Capilla de San Severo, del movimiento barroco, donde se encuentra la escultura del Cristo Velado de Sanmartino.

La Costa Amalfitana, situada  en la región de la Campania, en el golfo de Salerno, es de gran interés turístico desde la época del Imperio Romano,  debido a su gran cantidad de patrimonio natural y cultural, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1997.

De un paisaje excepcional repleta de cuevas subterráneas, acantilados verdes, vistas panorámicas, plantaciones de olivos y viñas y callejuelas empedradas, todos los pueblos que forman la costa Amalfitana constituyen una de las zonas costeras más admirables de toda Europa, por lo que ha atraído siempre a figuras importantes del panorama cinematográfico y escritores de Estados Unidos y Europa.

Entre todos los pueblos que forman la Costa Amalfitana, debemos destacar la capital, Amalfi, que en la antigüedad llegó a ser la ciudad más rica del sur de Italia. Situada al pie del Monte Cerreto, esta ciudad ofrece al viajero alojamientos de diversas categorías, restaurantes de comida típica del sur del país y arquitectura digna de ser visitada, como la Piazza del Duomo, del siglo IX, el Claustro, de estilo árabe – siciliano, la Iglesia del Crucifijo, el Palazzo di Città y el Arsenal, donde antiguamente se construían los barcos y que hoy día sólo puede visitarse la mitad, debido a que se destruyó gran parte de su totalidad a causa del tsunami que sufrió la zona en 1343.

Para continuar con la visita, recomendamos visitar Positano, pueblo de gran belleza debido a su situación, construido en forma vertical, y su increíble paisaje, que brinda al visitante la oportunidad de alojarse en mansiones y hoteles de lujo con vistas naturales espectaculares.

Y para terminar la visita de los pueblos más importante de la Costa Amalfitana, os presentamos el pueblo de Ravello, que ofrece la panorámica más bella del mar desde el mirador hacia el parque de la Villa Cimbrone.

 
Destinos
Visita las localidades más bellas del Mediterráneo a bordo de los barcos de Grimaldi Lines. Gracias a nuestra moderna flota puedes viajar con todas las comodidades a Cerdeña, Sicilia, Grecia, Marruecos y Túnez.
Destinazione Marocco
Marruecos
Destinazione Tunisia
Túnez
Destinazione Grecia
Grecia
Destinazione Sardegna
Cerdeña
Destinazione Sicilia
Sicilia
Destino Italia
Italia
 
Catálogo
 
La Flota